Tamarón

Usted está aquí

La Carretera

La Carretera

La mayoría de las construcciones antiguas de Tamarón son de piedra. Sólo en algunos casos se utilizaba el adobe, en los pisos altos, donde no llegaba la humedad del suelo y estaban protegidos de la lluvia por los aleros de los tejados. El adobe es una especie de ladrillo construido de barro y paja mezclados y dejado secar al sol.

La piedra abunda en los p√°ramos de Tamar√≥n. Es caliza y se deja trabajar. Y, aunque como decimos, tuvo una aplicaci√≥n frecuente en la construcci√≥n de edificios, en este trabajo vamos a considerar √ļnicamente su utilizaci√≥n en la carretera. La actual BU-P-4041. Con nacimiento en Villaldemiro y finalizaci√≥n en Puente Zarzosa.

Se construyó hace aproximadamente un siglo. Anteriormente era un camino carretero y decían que para la aprobación de su proyecto hubo sus más y sus menos; ya que pretendían que pasase por la parte Oeste del pueblo, es decir, afectando a las Eras tanto de Abajo como de Arriba. Al final se llegó al acuerdo del trazado actual que se supone afectaría menos al sistema económico local. 

Para construir una carretera hoy en d√≠a se utiliza una gran cantidad de hormig√≥n, pero en √©pocas anteriores era la piedra el componente principal. Una carretera contaba con un lecho formado por tierra y arena que se cubr√≠a con una serie de losas de base, las cuales a su vez se volv√≠an a cubrir con mortero y arena, para finalizar paviment√°ndolo todo con losas peque√Īas y guijarros. Por sus laterales corr√≠an las cunetas que absorb√≠an el agua de la lluvia.

En la construcción de ésta se utilizó material del Arenal de la Revilla, cercano a la raya de Villaldemiro y hoy cubierto de tierra y piedras; ya que ha sido utilizado como escombrera.

La piedra se extraía del Monte de Tamarón; de lo que todavía hoy se conoce como La Cantera.

En la que a√ļn puede apreciarse, dentro de la oquedad que qued√≥, el fil√≥n o veta de donde se arrancaban los bloques que acto seguido y en el mismo lugar se aminoraban para una m√°s f√°cil manipulaci√≥n.

Además de para el firme y las orillas, se utilizaba la piedra para la construcción de puentes y alcantarillas. En estos casos, las piedras se labraban por las manos de expertos canteros que sin más herramientas que el martillo de cantería, el metro, la escuadra, el cincel, la maceta y la abujarda, las dejaban perfectas para la misión a que eran destinadas.

En el tramo de cuatro kilómetros que recorre la carretera por terrenos de Tamarón, se construyeron tres puentes y diez alcantarillas.

Enumer√°ndolos de Sur a Norte tenemos:

 -       El Puente de la Revilla que da paso a la regata por la que con regularidad descienden las aguas procedentes de las fuentes de los Pastores, Valdevecín y Santa Ana.

-    El puente del Crucero que recogía las aguas del Campejón. Anteriormente tenía dos ojos pero en la actualidad ha sido entubado dejando una amplia plaza a la entrada del pueblo.

-       El puente del Cepo por donde transcurren las aguas que provienen de Valdelar, el Gorgollón y Narejo.

De las alcantarillas sólo nombraremos la que está junto a la casa del Guarda que recoge las aguas que provienen del lavadero y la antigua Fuentona. Y la que lleva sus aguas hacia la Puente.

En los a√Īos 1926 y 27, dada la p√©sima situaci√≥n de la carretera, principalmente en las zonas de Prados de Mel√°n, la Calleja y Proncima, hubo de ser recalzada a fondo con abundante piedra mediana y m√°s menuda que con carros era transportada desde el p√°ramo. Se descargaba y luego de extendida, era apisonada por un rodillo tirado por una reata de mulas para finalmente ser cubierta por una leve capa de grava y arena granulada a la que llamaban recebo que se extrajo de los arenales de las Bodegas de Abajo.

En el a√Īo 1933 hubo de darse otro repaso parecido y fue entonces cuando se formaron los peraltes en las curvas.

As√≠ transcurrieron varios a√Īos en los que se combinaban obras importantes con los cuidados diarios de los camineros que, repartidos por toda la longitud de la v√≠a, cuidaban de rellenar los baches, limpiar las cunetas, librar las alcantarillas, etc.

Fue en los a√Īos 60 cuando se produjo una transformaci√≥n importante; cuando la carretera que era blanca por la piedra caliza, se convirti√≥ en negra por el asfalto. Hasta entonces, la √ļnica carretera negra del contorno, y como tal se conoc√≠a, era la de Valladolid.

El aumento del tr√°fico, la invasi√≥n automovil√≠stica, oblig√≥ a cambios importantes. Los √ļltimos, producidos recientemente, han consistido en su ensanche.

Ensanche que se supone consigue una mayor comodidad y seguridad para el tráfico, pero que por otra parte ha supuesto la utilización masiva del hormigón en lo que se refiere a aquellos puentes de los que hablábamos anteriormente.

Ahora ya es dif√≠cil ver los remates de piedra labrada y las b√≥vedas de arco cimbrado. Los troncos de cono que se√Īalaban la situaci√≥n de estos puentes e incluso los puntos kilom√©tricos.

Todo sea por el progreso, la velocidad y la prisa.

Scroll top